miércoles, 6 de mayo de 2015

X.

Conozco lo que siento. Sé lo que soy. Y desde hace un tiempo, vivía feliz, inmersa en mi sueño. Hoy me han despertado a golpes de él. La intolerancia, la injusticia y la insensatez han abierto la puerta sin llamar y se han llevado toda mi ilusión.No sé si lograré volver a dormir y soñar de nuevo. No sé si conseguiré ilusionarme otra vez. No sé si esto sólo ha sido un puñetazo de realidad en pleno estómago de mi fantasía.
 Necesito sentirlo cerca. Olerlo. Tocar las yemas de sus dedos y buscarme dentro de sus pupilas. Pero sé que la única manera de aproximarme a él será a través de los recuerdos Intangibles y espaciados recuerdos. La única verdad que nos queda.
En estos momentos, sólo quiero huir hacia lo infinito. Atraparlo en la distancia y
llevármelo hasta el horizonte más lejano. Escaparnos de todo y de todos. Creernos las únicos supervivientes de un huracán de decisiones.
Sin embargo, estoy sola. Él se ha ido. Está atada de pies y manos. Encadenado por la sinrazón de quien debe protegerlo. Yo lo protegería con besos y caricias, pero no tengo poder para atravesar esas barreras.
Buscaré en la melancolía mi pañuelo y me secaré las lágrimas con su sonrisa.
No me queda más remedio que ser paciente y que los días curen mi tristeza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario