jueves, 29 de enero de 2015

II.

¿Sabes lo que es ver una película de un amor puro, sí, esos amores de película que normalmente se envidian y en los que nadie cree?
Me siento como Noa quiere a Ally y tengo claro que mi destino está escrito a tu lado. Sé que si algún día te perdiera, jamás te podría olvidar y que si algún día te volviera a encontrar, aún moriría de ganas de abrazarte.
Se dice pronto, pero sé lo que siento, sé que me llenas. Que me llenas como jamás me he sentido de llena, que te adoro, que te quiero, que me encantas.
Que solo son palabras juntas sin sentido pero de vez encuando necesito decirte cuan importante eres para mí.

Eres lo mejor que en esta vida me he podido encontrar, mi complemento, todo lo que necesito. Eres la clase de amor por el que luchas, la clase de chico por el que das la vida. Eres todo con lo que algún día pudiera soñar. Eres ese amor que planeas viendo películas cursis cuando eres una niña inocente que aún no se ha enterado de lo puta que es la vida.
Tenemos diferencias, si no fuera así, ya sería demasiado, pero no me son significantes. Me gustas, me gustas odiando esos kilómetros que nos separan, me gustas siendo realista, me gustas haciéndome de rabiar, simplemente me gustas así, porque así eres tú. Y te quiero.
Que somos todo sin ser nada. Te quiero, te quiero como nunca podría llegar a querer a alguien, como nunca podría haberme imaginado. Te quiero, te amo. Sí, a rabiar. Te amo con locura, con una locura estremecedora, una locura que me envuelve, una locura escalofriante que me hierve por dentro.

Dicen que nada es para siempre, así que seamos nada...

No hay comentarios:

Publicar un comentario