jueves, 29 de enero de 2015

II.

¿Sabes lo que es ver una película de un amor puro, sí, esos amores de película que normalmente se envidian y en los que nadie cree?
Me siento como Noa quiere a Ally y tengo claro que mi destino está escrito a tu lado. Sé que si algún día te perdiera, jamás te podría olvidar y que si algún día te volviera a encontrar, aún moriría de ganas de abrazarte.
Se dice pronto, pero sé lo que siento, sé que me llenas. Que me llenas como jamás me he sentido de llena, que te adoro, que te quiero, que me encantas.
Que solo son palabras juntas sin sentido pero de vez encuando necesito decirte cuan importante eres para mí.

Eres lo mejor que en esta vida me he podido encontrar, mi complemento, todo lo que necesito. Eres la clase de amor por el que luchas, la clase de chico por el que das la vida. Eres todo con lo que algún día pudiera soñar. Eres ese amor que planeas viendo películas cursis cuando eres una niña inocente que aún no se ha enterado de lo puta que es la vida.
Tenemos diferencias, si no fuera así, ya sería demasiado, pero no me son significantes. Me gustas, me gustas odiando esos kilómetros que nos separan, me gustas siendo realista, me gustas haciéndome de rabiar, simplemente me gustas así, porque así eres tú. Y te quiero.
Que somos todo sin ser nada. Te quiero, te quiero como nunca podría llegar a querer a alguien, como nunca podría haberme imaginado. Te quiero, te amo. Sí, a rabiar. Te amo con locura, con una locura estremecedora, una locura que me envuelve, una locura escalofriante que me hierve por dentro.

Dicen que nada es para siempre, así que seamos nada...

lunes, 26 de enero de 2015

I.


Solo quiero que comprendas,
que no fue elección mía nacer con complejos,
crecer con inseguridades,
vivir siempre pendiente de un hilo.
Un hilo que a veces se rompe
y me arroja en el vacío
dejándome sin nada a qué agarrarme,
sin salvación por ninguna parte.

Quiero que entiendas,
que no siempre sirve el decir 'basta' a algo para que se vaya de tu vida.
Que no es suficiente pensar en decidir qué hacer frente a un problema.
Que es complicado mantener una postura sabiendo que está mal,
pero más complicado es tener que cambiar las costumbres y los gustos porque sabes que no están bien,
que lo haces por los demás,
por no hacer daño a los que quieres.

Y lo que pasa es que me canso.
Me canso de tener que explicarle a todo el mundo lo que siento.
De tener que estar siempre diciendo qué me pasa.
De que nadie entienda nunca ni una sola palabra de lo que siento.
Me canso,
de ser siempre la mala,
ser la que lo complica todo,
la que nunca hace nada bien,
la que cansa.

Quizá sea demasiado pedir que todos me comprendan,
pero dudo que todos me vean como la mala del cuento.
Tampoco considero hacer las cosas tan mal como para tirarme piedras a todo lo que siento.

Estoy harta de tener que cerrar el pico ante cualquier cagada,
seguir siendo la niña buena que nunca dice nada,
ser esa que cada vez que se descose la boca por tener algo que decir,
todos se lanzan al cuello a ver si me pueden herir.

[…]